Utilizar una tienda para contar historias (y, de paso, vender un poco)... El arte, los objetos, las publicaciones, las ventas... en todos lados es posible encontrarse con aspiraciones conceptuales. En este caso, se trata de una tienda ubicada en Nueva York y llamada Story. Pertenece a Rachel Shechtman, quien decidió darle a su boutique un aire de revista y de galería a la vez, por lo que cada determinado tiempo, el tema, la decoración y la oferta, cambian de acuerdo con el concepto elegido. Por ahora, Story ofrece un homenaje a Nueva York.

La experiencia de asistir a tiendas, a veces, tiene más que ver con la exploración de "contenidos" que con el deseo concreto de comprar. Es común que entremos a tiendas porque nos gusta su aspecto, porque queremos observar la disposición de la ropa, los regalos o lo que sea que se ofrezca en ellas... Y de repente decidimos no adquirir nada de lo que vimos, porque no lo necesitamos, porque ni siquiera nos gustaba tanto, simplemente tuvimos ganas de asomarnos, ver, de la misma manera que hojeamos una revista.

Por otra parte, si de vender se trata, es probable que algunos asistan a Story cada tanto tiempo, sólo por averiguar cómo ha cambiado su disposición y qué nuevos objetos se venden en ella. Es decir que la idea también funciona como negocio. ¿O ustedes cómo ven?