No hace mucho les habíamos presentado una alternativa cool para una mesa de centro, y hoy les traemos una propuesta totalmente diferente. Se trata de Paint or die but love me, una mesita para café ideada por el diseñador francés John Nouanesing, quien con tan sólo 25 años de edad tuvo el disparate de crear este arte-objeto con la forma de una mancha de sangre que se derrama sobre un plano imaginario. Las gotas que estilan funcionan como las bases que soportan la mesa. Ingenioso.

Esta curiosidad fue concebida en exclusiva para la mueblería francesa Domeau et Pérès, quienes se distinguen por ofrecer productos que juegan con el discurso visual de manera inquietante. Yo veo esta mesa por ejemplo y me parece una hermosa manifestación de amor, ideal para un regalo de aniversario de bodas. Creo.

Fotos: Domeau et Pérès y John Nouanesing