En un movimiento totalmente sorpresivo Microsoft acaba de presentar su nueva línea de tablets Surface, diseñadas a la medida de su nuevo y potente sistema operativo Windows 8, el cual fue desarrollado pensado también para correr en estos dispositivos portátiles. Pero lo que aquí nos voló la cabeza es la propuesta de Surface, la observas y a primera vista por el aspecto estético podría parecer una variación del iPad, pero la base de soporte tiene incorporado un teclado ultra delgado, casi tanto como la propia tablet, y es aquí donde comenzamos a temblar.

Con un grosor de solo 9,3mm, un peso de apenas 1.3 libras (¡589 gramos!), empaque de Magnesio, procesador NVIDIA de arquitectura ARM, display de 1920 x 1080 pixeles de Alta Definición, resolución de 208 pixeles por pulgada, con capacidad de almacenamiento de 32, 64 ó 128 Gigas dependiendo del modelo, más ranura para tarjetas SD, entradas USB 3.0, DisplayPort y Track pad en el teclado, la Surface es un serio contendiente para llevarse todo nuestro dinero, más delgado que el iPad, ligeramente más pesado.

Con su doble antena de recepción Wi-fi será prácticamente imposible que pierdas la señal por el simple hecho de sostener tu tablet (golpe bajo a la tumba de Steve Jobs), la base-teclado puede desconectarse de la tablet y funcionará igual que todas las que ya conocemos con su pantalla touch.

Como ya es costumbre con los productos de Microsoft habrá dos versiones de Surface, desde la más económica hasta la totalmente equipada, con variaciones sustanciales en el tipo de procesador y sistema operativo.

Yo no me sentía tan emocionado por algo así desde que esta compañía presentó al Zune como su apuesta para derribar al iPod como dueño absoluto del mercado. Pero ya vimos, Zune era un mejor dispositivo, pero el cariño a la manzana es difícil abandonarlo.

Fotos: High Snobiety y Gizmogo