Las joyas clásicas, discretas y costosas tienen un encanto a prueba de tiempo y edad. Las joyas raras, en cambio, son para personalidades más aventureras, y también tienen sus ventajas: si tenemos ingenio y perspectiva, podemos adaptarlas a las tendencias, además de que no son caras. Y, sobre todo, gozan del halo característico que rodea a las cosas extravagantes.

David Bizer tiene un conjunto de joyas poco comunes. Su principal característica: intentan abarcar algo más que el ornamento, reflejar ciertos mensajes o personalizarse a partir del carácter de quien las lleva. Les muestro la colección, ustedes dirán si cumple con su propósito.

Anillo de plástico con diamante

El cuerpo es de acrílico. Me recuerda a esos horrendos anillos noventeros que impedían mover los dedos con soltura (yo tuve varios). Su gracia es que, por la forma y la concavidad de la montura, el diamante luce mucho mayor de lo que es. De hecho, es muy probable que no se trate de un diamante sino de una piedrita barata.

Collar de la crisis económica

Ideal para andar por ahí, mostrando nuestra condición de pertenecientes al sistema capitalista. El lamentable estado de nuestras finanzas, especialmente a principios de año, colgando de nuestro cuello. Qué cosas.

Collar de perlas plásticas

Es una estructura que va al rededor de la muñeca y en donde se pueden colocar pequeñas esferas de plástico (que con mucha imaginación podemos tomar como perlas). El chiste es que se pueden lograr patrones diferentes. La pulsera no será de perlas, pero es personalizable.


Colgante A

Este dije sería inicialmente una lámpara, pero al diseñador le gustó más para colgante en una cadena. Es un icosaedro (o sea que tiene 20 caras). Totalmente tridimensional.

Anillo con mensaje oculto

Estos anillos llevan un mensaje en su estructura, un mensaje muy bien disimulado. El cuerpo está basado en la forma de letras y palabras. Sé que no queda muy claro, pero el video lo explica mucho mejor. La idea es que quien lo usa lleve porte un mensaje que conoce, aunque los demás no entiendan nada.

Collar de ondas sonoras

Este collar parte de una grabación (una canción, un mensaje de voz, etc.) a gusto del cliente. Las ondas sonoras son trasladadas a las cuentas que cuelgan de la tira. Puede ordenarse con ondas sonoras de acrílico, madera o plata.


Si tuvieran que elegir una de estas seis opciones, ¿cuál sería?