Por si los cafés y restaurantes con el tema de Hello Kitty no fueran suficientes (para mí, de hecho, no lo son), ahora Sanrio tiene un spa de lujo en Dubái, con la efigie de Hello Kitty por todos lados. Bueno, más que un spa es un salón de belleza, pero también ofrece masajes para manos y pies y cuenta con un lindo menú para consentirse: de la manicura "Kitty-Cure" a los cortes de pelo y los servicios de maquillaje para distintas ocasiones.

Lo divertido y encantador aquí, claro, es la decoración, los muebles, los instrumentos de belleza, los cojines, las cortinas y las lámparas color de rosa, los sillones que, además de ese toque clásico, son descaradamente infantiles y femeninos. Eso sin contar que el lugar cuenta con un café donde pueden comprarse dulces orgánicos, té, jugo, pastelillos y otros postres.

Las niñas pequeñas van a disfrutarlo enormidades. Pero muy probablemente las madres contemporáneas lo disfruten todavía más.