Vengo a mostrarles otro acierto publicitario. El artista JOOheng Tan, campeón mundial en esculturas de arena, realizó un interesante trabajo para la agencia Lowe de Singapur, como parte de la campaña "Dirt is good" del detergente OMO. La idea es mostrar a niños que juegan a interpretar su futuro, sin miedo a ensuciarse, pues OMO estará ahí cuando sus mamás o sus papás tengan que lavar la ropa. Suena ordinario, pero no lo es. Las esculturas de arena se adelantan y muestran las aspiraciones de estos niños, que se ven a sí mismos como un arqueólogo, una física y un astronauta.

Es de subrayarse que las formas del cuadro fueron esculpidas de manera análoga. En plena era digital, el artista apostó por usar sus manos, y el resultado fue bueno. Se construyeron 18 esculturas que sirvieron de panorama para que los niños se ensuciaran y pasaran un buen rato. Porque ellos, los niños, son los verdaderos protagonistas de la escena. No se pierdan el video.