Los calendarios, por lo general, sirven para que la gente mire cómo pasa el tiempo. Sin embargo, también es posible que el tiempo mire a la gente pasar. Ésa es la idea del Watching Calendar, un registro de los días y los meses que nos observa desde la pared.

Este calendario fue diseñado por Yurko Gutsulyak, un estudio ucraniano, especializado en comunicación visual. La compañía Rawenstvo, en los festejos por su 60 aniversario, necesitaba un regalo representativo para sus clientes y socios. Se trata de una empresa que fabrica radares y dispositivos electrónicos para la Furza Naval. Aquí la relación entre el calendario y Rawenstvo: los radares sirven para ver más allá del panorama inmediato y mantenerse en el curso correcto. El calendario observador intentó retomar este concepto.

Porque creo que de eso se trata: de un juego conceptual (esa estrategia capaz de convertir en arte propuestas tan diversas). La idea de ser observados por el tiempo nos sitúa en el papel de, mientras que el tiempo (¿todopoderoso?) es el sujeto que contempla y registra. Escalofriante. Pero no creo que haya sido la intención de los diseñadores. No tanto así.