Las representaciones de las aves, más que las aves mismas, son infalibles cuando parten de formas mínimas y sin rebuscamientos: la posibilidad del vuelo, la simplicidad de la figura, la ligereza. El estudio danés Alma´s Room tiene una colección de pájaros de cerámica en colores pastel, llamada "Early Bird": lámparas hechas a mano, con un diseño limpio, que simulan ser aves en vuelo.

Las cosas que son tan bonitas no necesitan mayor presentación. Estas lámparas de cerámica quedan lindísimas en la habitación de una niña, independientemente de que haya dejado atrás la infancia, como una servidora. Que el resto del espacio esté lo más vacío posible y que las paredes sean blancas.

Las piezas son femeninas, apacibles, impecables. Y tienen luz en su interior. Son una versión materializada y decorativa del Espíritu Santo. Las quiero todas.