El problema hoy es que Moonrise Kingdom, su nueva película, acaba de estrenarse, y muchos afirman que es lo mejor que ha dirigido en su carrera. Tengo miedo y mucho. Personalmente creo que Wes Anderson ha sido uno de los directores más definitivos de la última década, si conectas con su estilo siempre terminas con muchas fibras sacudidas (o rotas) luego de ver algún filme suyo.

  • Bret Easton Ellis, el autor de American Psycho sólo atinó un tweet: "Me mantuvo pensando que es la película más blanca que he visto en mi toda mi vida".
  • Alexandre Desplat  compuso la banda sonora en colaboración con Mark Mothersbaugh, intregante de Devo y además Anderson incluyó canciones de Hank Williams y Peter Jarvis.
  • Bill Murray borracho tiene tres días dando un tour por el set de la película desde YouTube.
  • Mientras que un par de pirados subieron otro video donde nos muestran cómo sería la superproducción de verano Battleship si Wes la hubiera dirigido.

Es un hecho. No vamos a sobrevivir a esto.

Pero el clímax del coolness sobre Moonrise Kingdom vino de mano del propio director, quien recientemente declaró que para seleccionar las locaciones de esta producción no fue a visitar las comunidades que le interesaban, sino que se sentó frente a un ordenador (una Macbook, seguramente) y se puso a buscar en Google Earth pueblitos que encajaran con la historia que quería contar.

Luego cuando comenzó a filmar sólo rentó algunas pinturas, muebles, lo que necesitara para revestir el lugar y el resultado es lo que veremos en pantalla.

Si quieren leer el chisme completo consigan la edición de Junio de la revista F@st Company, ustedes deciden los medios.

Fotos: Co.Create y Alternative Media Group