A todos nos ha sucedido que vamos a nuestra tienda favorita con un antojo en particular y cuando llegamos resulta que tal producto ya no existe y jamás volveremos a saborearlo. En esos casos Ben & Jerry's se lleva las palmas, cada que vas hay muchos sabores nuevos, pero a la par hay otros tantos que simplemente ya no existen, ¿Se han preguntado a dónde van a parar esos helados muertos?

En la fábrica de helado de la compañía ubicada en Waterburry, Vermont, tuvieron el detalle de instalar un Cementerio de Sabores, a donde mandan cada uno de los helados que jamás volverán a producirse, para nostalgia de sus fans.

Los motivos por los que estos sabores salen del mercado son diversos, algunas veces los ingredientes se vuelven demasiado caros como para costear los gastos, otras no son tan populares como se esperaba y no queda otra más que darles una digna sepultura. Cada helado tiene su cripta con un epitafio, la mayoría de ellos con rimas que parecen escritas por Willy Woonka, adelante, echen un vistazo.

Fotos: Serious Eats