Las etiquetas de los vinos son una de mis fijaciones más recientes. Hace poco puse mi atención en la agencia Tatabi principalmente por su labor con vinos. Ahora vengo con otro estudio, también español. Se trata de Lavernia & Cienfuegos y su conjunto de etiquetas para 365, una marca que pertenece a la cadena belga de supermercados Delhaize.

Las etiquetas son divertidas y recuerdan los trabajos manuales para niños o los títeres improvisados de alguna escuela. No se me malinterprete: el resultado me gusta por elemental. En cada diseño, aparece un corcho de vino, "disfrazado" al estilo del país o la región que representa. Un koala para Australia, un elefante para Sudáfrica, un soldado romano para Italia y, un colmo de lo más simpático, un corcho con peluca rizada y negra, un Maradona en miniatura para Argentina.

Los productos 365 se caracterizan por su sencillez y su precio asequible, es por eso que Lavernia & Cienfuegos eligió el corcho como protagonista el diseño:

El tapón de corcho es signo de humildad, un objeto de poco valor, usado muchas veces como material de manualidades, como un elemento simple y fácilmente manipulable con el que jugar y crear. La utilización del tapón de corcho le confiere el aire de algo sencillo, propio de un producto cotidiano.

Me vienen a la mente preguntas relacionadas con la denominación de origen, la calidad de los vinos, etcétera. Sería ideal que, además de la gracia de las etiquetas, los vinos 365 estuvieran al nivel. Así que, si los prueban, no dejen de contarnos qué les parecieron.