Los tacones con punta metálica son lo de hoy: los vemos en las pasarelas, en los pies de las celebridades, en las colecciones de las principales casas de moda. Todas necesitamos al menos un par, por lo menos antes de que termine la temporada. Podemos comprarnos unos, claro, pero también podemos convertir nuestros tacones comunes y corrientes, en casa, siguiendo los sencillos pasos que estoy por revelarte. Es fácil. Lo único que necesitas es:

  • Un par de tacones con punta, de algún color claro de preferencia
  • Cinta para empapelar
  • Pintura plateada o dorada en aerosol
  • Barniz transparente en aerosol
  • Dos hojas de periódico

Lo primero que tienes que hacer es empapelar tus tacones con la cinta. Ten cuidado para que la parte que va a quedar descubierta sea del mismo tamaño en ambas piezas. Te recomiendo cubrir todo lo que no pintarás, pues la pintura podría llegar a otras áreas además de la punta. El truco aquí es que logres simetría, así que tal vez quieras dibujar una ténue línea con lápiz, para que el límite del empapelado sea idéntico en los dos zapatos.

Lo que sigue es aplicar la pintura. Coloca los zapatos sobre hojas de periódico para no ensuciar tu superficie de trabajo. A 30 centímetros de distancia, rocía las puntas con aerosol plateado o dorado. Asegúrate de darles unas tres capas, para que el color metálico sea sólido. Deja secar de acuerdo con las instrucciones de secado de la pintura. Es mejor si colocas tus tacones bajo el sol.

Cuando la pintura esté seca, lo que sigue es aplicar el barniz transparente, que tarda un poco más en secar. Con dos capas será más que suficiente.

Una vez que la pintura esté del todo seca, hay que retirar la cinta con que empapelaste. Hazlo despacio y con cuidado. Y eso es todo. Ya tienes tacones con puntas metálicas. Póntelos con pantalones capri, un boyfriend blazer y un fular ligero. O toma inspiración de los looks de algunas chicas famosas.



Fotos: My Color Fashion, Timetolook, Over My Styled Body, J'adore-Fashion, Womenshoes