La mayoría de las chicas invertimos una buena cantidad de tiempo deseando, buscando y comprando zapatos, en búsqueda eterna del par perfecto. Pues Shoes of Prey propone que ese tiempo que dedicamos probándonos tacones, sandalias y flats que nos gustan pero no nos quedan bien (o viceversa) mejor lo ocupemos diseñando nuestro propio par de zapatos de ensueño, ese al que no le sobra ni le falta nada.

Así, la compañía americana creada por los esposos Jodie Fox y Michael Fox, y su amigo Mike Knapp en 2010, junto con su equipo de mercadotecnistas, compradores y zapateros nos ofrecen una experiencia de compra totalmente diferente y adictiva. El proceso para crear tus zapatos es muy sencillo. Primero, eliges alguno de los 16 diseños base, entre sandalias, ballerinas, kitten heels, wedges, pumps, oxfords y botines. Una vez seleccionado el modelo, haces tu mezcla de materiales eligiendo de entre la gran cantidad de pieles y acabados en una variedad de colores a tu disposición. Tú decides hasta el tono de la suela. Luego, indicas tu talla y procedes a pagar, y ahora sí, a esperar que pasen cinco semanas para que te llegue tu creación.

¿Qué pasa si tus zapatos no te quedan, no te gustan o vienen maltratados? Sorprendente (y afortunadamente), Shoes of Prey te ofrece un cambio o el reembolso total **de tu dinero si tu par no es lo que esperabas. El precio de los zapatos va de los **140 a los 330 dólares, dependiendo del modelo. Shoes of Prey envía a todo el mundo con un costo de 25 dólares extra.

Seas creyente o no de este tipo de compras en línea te recomiendo darte una vuelta por el sitio. Además de divertirte experimentando con las opciones en su máquina de zapatos virtual, puedes aprender bastante sobre pieles finas, así como ver todo el sorprendente proceso de manufactura artesanal de uno de estos pares. De ahora en adelante, si me ven mirando el monitor con cara de boba sepan que estoy en Shoes of Prey creando alguna cosa linda.