Los espacios públicos de las grandes ciudades no son tan públicos como parecen. Los edificios forman parte del panorama, pero son bienes privados, de manera que sus muros se llenan de publicidad mientras cada vez más terrenos públicos son adquiridos por particulares y empresas. Con esta situación en mente surge Re*Public, una aplicación que intenta recuperar la ciudad, aunque sea en un plano metafórico.

La aplicación resultó de una colaboración entre Heavy y PublicAdCampaign. Su función es modificar la fachada de los edificios, otorgarles un nuevo aspecto (más colorido, más creativo... definitivamente más arriesgado), y así cambiar un poco la percepción que se tiene de la ciudad. El arte urbano fue cortesía de MOMO y los modelos 3D corrieron a cargo de Ean Mering. Se trata intervenir la realidad virtualmente mediante un cambio de aspecto en el panorama.

Todo sucede en la pantalla de un celular o una tableta, pero nos deja pensando en la posibilidad. La aplicación está haciendo de la arquitectura un punto de partida para el cuestionamiento de la propiedad privada en relación con el paisaje. Lo meritorio de Re*public es que permite al usuario adquirir nuevas formas de percibir los espacios citadinos, un modo virtual de apropiarse de ellos. La cereza del pastel en esta aplicación sería algo parecido pero con diseños y patrones de los mismos usuarios. ¿Qué mejor apropiación simbólica que usar como lienzos los edificios más significativos de una ciudad?