La periodista francesa (y recientemente instalada en Nueva York) Lorena Gaillot intenta averiguar qué es un hipster. Con ayuda de Google, decide comenzar su búsqueda en Brooklyn, donde pide a los transeúntes que definan el concepto. Y fíjense qué cosas: todos parecen tenerlo clarísimo, pero las definiciones son distintas entre sí. Las respuestas van de la identificación con lo pretencioso a afirmar que un hipster es "un tiburón de los préstamos, alguien que presta dinero y te rompe la cadera (hip) si no se lo devuelves" (¿?). Incluso hubo quien se sintió ofendido cuando le preguntaron si se consideraba parte de esta subcultura urbana.

El documental no revela nada nuevo pero es interesante en tanto confirma que el término se ha vuelto peyorativo y que la mayoría de nosotros lo asociamos con pretensión y falta de autenticidad. Tal vez en mi definición personal incluiría el interés poco razonado por las novedades, el gusto por la moda y una necesidad incómoda de no parecerse a los demás (batalla perdida de antemano). En mi cabeza el término se relaciona más con una actitud poco auténtica y presuntuosa, y me gustaría que no fuera así, pero ya ven que, en cuestiones de lengua, el uso hace la norma.

¿Cuáles son los 5 básicos de un hipster? ¿De dónde viene la palabra? Asómense a ver el pequeño documental de Gaillot.

Foto: lentes de pasta, de venta en Etsy.