Nuestros abrigos, camisas, calzones, vestidos y zapatos se ven lindos por fuera, pero ¿cómo lucen por dentro? Esta pregunta es contestada por el fotógrafo británico Nick Veasey el cual presenta una serie enfocada en prendas y accesorios fotografiados con rayos X.

No es la primera vez que Veasey utiliza esta tecnología que regularmente solo vemos en hospitales y aeropuertos. Este artista ya es reconocido por sus series de insectos, flores, juguetes, máquinas y crustáceos sometidos a este peculiar proceso fotográfico que arroja resultados increíbles. La idea de usar rayos X en su obra provino de manera accidental hace algunos años. Entonces, el chico salía con la hija de un trailero que transportaba miles de latas de sodas, y una de ellas contenía un premio con valor de 100,000 libras. Nick rentó una máquina de rayos X para encontrar la lata ganadora y aunque no lo logró, esto fue lo que le dio la idea que impulsaría su carrera.

En esta serie, Veasey demuestra que, a pesar de lo que se cree, la moda no se trata solo de apariencias. Los artículos que vemos son comunes, collares, calcetas, tacones y boxers que al ser sometidos a los rayos X de las máquinas industriales muestran una nueva forma de belleza en cada botón, costura y pliegue. Debido a la radiación Nick no puede fotografiar a seres humanos, pero cuando un modelo es requerido, utiliza esqueletos en trajes de hule o cadáveres donados a la ciencia. No todo puede ser agradable.

A través de su obra, Nick Veasey descubre el mundo desde adentro, recordándonos que hasta los objetos más comunes son sorprendentes.