¿Qué fue de todos los discos floppy en donde se almacenaban los datos hace años? ¿Hace cuánto tiempo que no los vemos y a dónde fueron a dar? Algunos de ellos están en los retratos de Nick Gentry, un artista londinense cuya producción se relaciona con materiales y artefactos que recibe del público. Su técnica consiste en reunir estos discos viejos, colocarlos sobre un lienzo de madera, y darles forma de rostros humanos con ayuda del pincel. El resultado es enigmático y ofrece una visión del futuro a partir de elementos en desuso.

El artista intenta crear un vínculo entre las personas que le envían los discos, su propia labor creativa y el observador. Su arte está influido por el desarrollo del consumismo, la tecnología y la cibercultura, con especial interés en los medios obsoletos. En los retratos, podemos ver palabras escritas sobre los discos, un elemento que no sólo contribuye a la estética visual sino que habla de una visión colectiva del mundo.

Desde que comenzó con su proyecto, Gentry ha llevado a cabo una labor de recolección y reciclaje. La mayor parte de los discos llegan a él mediante un sistema de intercambio: en su página web, solicita que se le envíen cajas con tecnología obsoleta para que sea transformada en arte. A cambio, él envía un regalo en agradecimiento. ¿Será ese regalo uno de estos cuadros? Porque a mí me encantaría tener uno.

El trabajo de Gentry se ha exhibido junto con el de artistas callejeros y se relaciona con la escena urbana de Londres. Actualmente presenta una exposición individual llamada Collective Memory, en la Robert Fontaine Gallery de Miami.