En un mundo ideal los clientes que no pagan a tiempo o no pagan para nada deberían tener una señal en la frente. Una muy vergonzosa. Como no vivimos en un mundo ideal la mayor parte de nosotros se ha topado con empresas grandes, negocios pequeños o hasta amigos confianzudos que piden trabajo y a cambio dan excusas. Los freelanceros o trabajadores independientes están especialmente vulnerables ante este tipo de situación ya que no cuentan con un corporativo que los respalde y muchos no han firmado un contrato en su vida.

Si has pasado por esto no estás solo. The World's Longest Invoice es un sitio en el que miles de freelanceros norteamericanos publican el monto de los trabajos que los clientes no les han pagado. En una semana se han sumado casi 16 millones de dólares, un monto impresionante y aterrador. Edición de video, producción de audio, traducción de libros, diseño web, consultoría, diseño gráfico, redacción de textos comerciales, fotografía y dirección de arte se encuentran entre los servicios qué menos reciben la retribución que merecen.

The World's Longest Invoice es creado por la Unión de Freelanceros, una asociación fundada por Sarah Horowitz. Además de presentar esta enorme factura el proyecto invita a sus visitantes a participar utilizando el hashtag #GetPayedNotPlayed en Twitter, evaluando a las empresas para las que han trabajado, donando a la causa, y para quien vive en Nueva York, apoyando el Acta de Protección del Pago del Freelancero al mandarle un correo eletrónico al Senador.

Un proyecto que deberíamos replicar en nuestros países para solidarizarnos como trabajadores independientes, denunciar a quienes incumplen y evitar que esta injusticia le suceda a algún otro freelancero desprevenido, como nosotros lo hemos sido alguna vez.