En este loco, loco mundo capitalista todo aquel que tenga la posibilidad económica puede darse los gustos que quiera, y si de paso le das una ayudadita al planeta tierra pues es más cool todavía. Bajo este concepto (más o menos) se diseñó y lanzó al mercado Gru Grococo, la primer barra de chocolate 100% pro-ambientalista, totalmente orgánica y libre de emisiones de carbono durante su proceso de producción y comercialización.

¿Qué quiere decir todo eso? Que el proceso para que terminara de la hoja de cacao a tu mano lo volvieron lo suficientemente complicado como para cobrarte doce libras esterlinas por cada barra. Les explico:

Este producto surge de la cooperación entre la empresa británica Rococo y la chocolatera caribeña Grenada Chocolate Factory, quienes decidieron producir esta barra de edición limitada, siguiendo procesos totalmente artesanales, hasta en la transportación, ya que es desplazada desde las islas caribeñas hasta el Reino Unido en un barco de madera impulsado por el viento. 100% eco-friendly y orgánico, como la propia envoltura del producto.

Obviamente todo ese espectáculo no se despliega por una sola barra, así que puedes reservar cuantas desees para recogerlas en tu tienda más cercana, otro punto a favor de esta mega barra es que todas las ganancias generadas van directo a los productores y no a las malvadas megacorporaciones, aunque Rococo podría ser considerada una de ellas indirectamente... Como sea, sí se antoja ¿no?

Foto: Rococo Chocolates