Estamos acostumbrados a ver que las piscinas que se encuentran en el interior de edificios estén situadas en la planta baja. También hemos vistos edificios que las tienen en su tejado, siendo la única manera de aprovechar al máximo el espacio. Pero lo que no habíamos visto es la construcción de una piscina en el interior de un edificio suspendida en las alturas. Esta es la visión que tenemos desde el suelo de la piscina que ha integrado un gimnasio Holiday Inn en Shangai. La piscina, que es transparente en toda la zona suspendida, se encuentra en el piso 24 y tiene una longitud de 30 metros de largo, de la cual es sólo una mínima parte la que está en el vacío. Seguro que no es apta para personas con vértigo.