Los muebles Boxetti están diseñados en función de la optimización del espacio, pues cambian su forma para cumplir con diferentes funciones, se abren y cierran como cajas y ponen la estética en primer plano (una estética muy particular, pero efectiva desde mi punto de vista). Blancos por fuera y naranjas por dentro en su mayoría, brillantes, contemporáneos, inteligentes.

Pienso en esos departamentos pequeños, con una decoración increíble pero limitada por lo escaso de las dimensiones del lugar. En esos casos no queda sino tener pocos muebles, porque se trata de vivir cómodamente sin sacrificar la estética. Por otra parte, el estilo de vida actual sucede en espacios cada vez más reducidos: las propiedades son más costosas, somos muchos más que antes, se extiende la tendencia a vivir sin compañía. Con dos o tres de estos muebles es más que suficiente en un depa o un loft.

La colección Boxetti se rige por tres principios de diseño: funcionalidad, tecnologías avanzadas y minimalismo contemporáneo. Cada módulo es capaz de transformarse en un bloque compacto y sólido para obtener la mayor cantidad posible de espacios libres. Si no estamos usando la cama o la mesa, no estaría nada mal hacerla "desaparecer" temporalmente, para usar el espacio de otra forma. Y, sobre todo, evitarnos la incomodidad de cargar muebles de un lado a otro: compactar los módulos y desocupar el área en cuestión de segundos, mediante un control remoto. Lo útiles que serían estos muebles cuando una organiza fiestas en casa.

Por cierto, el creador de Boxetti se llama Rolands Landsbergs, nació en Letonia en 1976 y ha realizado diseños y exhibiciones para Sony y Samsung en las regiones báltica y nórdica de Europa. Los demás fabricantes de muebles se están tardando en contactarlo para pedirle colaboraciones.

Fotos: il Conte, postimage.org, Furgen