No me canso de repetir que el blanco es garantía. A Vadim Kibardin le queda clarísimo y diseña el reloj White & White, una versión en tres dimensiones de los relojes digitales y, al mismo tiempo, una actualización del Black & White que veíamos en Monkeyzen hace poco menos de un año.

¿Que si la diferencia entre y uno otro está solamente en el color? Por supuesto que no. El lanzamiento anterior de Kibardin mostraba números sin base, mientras que el White & White puede montarse en la pared o colocarse sobre una superficie e incluso desempeñar las funciones de un reloj con alarma. Pareciera que este nuevo modelo omite los contrastes de su predecesor, sin embargo la luz hace lo propio y cualquiera puede leer la hora, con todo y la estética del blanco sobre el blanco. Durante los momentos más claros del día, la luz aumenta de intensidad automáticamente, y de noche disminuye para ahorrar energía.

Me quedo con la versión más reciente. No tiene la gracia de las piezas por separado pero se ve perfecto sobre una pared que, para óptimos resultados en la decoración, tendría que ser blanca también.