En Hamburgo, los recolectores de basura van por las calles recogiendo desechos, barriendo hojas y llevando bolsas, como todos los recolectores de basura del mundo. Pero hay algo que distingue a los de esta ciudad.

Además de llevar a cabo las tareas antes mencionadas, un grupo de estos trabajadores combinan su trabajo con el arte, fotografiando la ciudad a su paso de una forma poco convencional. ¿Cómo lo hacen? Convirtiendo los enormes contenedores de basura que utilizan a diario en cámaras estenopeicas gigantes. Se trata de "The Trashcam Project", experimento artístico desarrollado por Christoph Blaschke, Mirko Derpmann, Scholz & Friends Berlin y el departamento de sanidad de Hamburgo.

Los basureros son transformados perforando pequeños agujeros al frente, y colocando grandes hojas de papel fotográfico en el interior. Luego de tomar la foto se procede a exponerla, lo que puede tomar más de una hora. El fotógrafo local Matthias Hewing apoya la causa revelando los negativos en su laboratorio.

Aunque inició apenas a principios de este mes, "The Trashcam Project" ya ofrece imágenes increíbles. Quién hubiera pensado que serían los recolectores de basura de Hamburgo los que nos mostraran la belleza de su ciudad.