Puede que hayan miles y miles de diseños en encendedores, y todos ellos sean hermosos, pero no olvidemos que los fósforos nos han salvado cuando estos se nos quedaban sin gas o cuando se rompía la ruedita. Es por eso que en honor a los fósforos o cerillas, se ha diseñado una caja a su altura llamada Strike, que nada tiene que ver con las cajitas de cartón.

Un diseño metálico, plateado y opaco conforma la carcasa que guardará estos palitos. En su interior puede guardar 45 de ellos, y lo novedoso está en que no sólo los guarda, sino que los puede encender por nosotros.

Un sistema, permite que los fósforos salgan de uno en uno, y en su interior, una textura rugosa hace que estos se prendan en el momento en que los terminamos de extraer. De esta forma, el trabajo de agarrar un fósforo entre muchos otros de una caja común, y tener que frotarlo contra el cartón, se ve super complicado.

Sin embargo, para quienes todavía no se acostumbran a estas nuevas ideas, en la parte inferior de la caja metálica, hay una superficie de impacto para prenderlos a la vieja escuela. ¿No lo creen útil? Pueden comprarlos en Quirky