¿Se acuerdan de esas transparencias o diapositivas que se proyectaban sobre la pared con ayuda de un carrusel? Tal vez la mayoría de ustedes no se acuerde. Pero en algunas de esas transparencias había fotos buenísimas... y eran otros tiempos, tiempos que valdría la pena traer al presente.

A alguien se le ocurrió que sería una lástima tener esas imágenes por ahí arrumbadas, que podrían aprovecharse para decorar e iluminar un poco las paredes. El resultado es un elemento decorativo llamado Slide Light, donde podemos meter las diapositivas viejas y lograr un efecto retro-contemporáneo en la habitación.

Slide Light es una especie de lámpara de pared diseñada por Suck UK. Puede instalarse horizontal o verticalmente para iluminar tenuemente los espacios. La idea es colocar diferentes fotos y crear una presentación única que puede cambiar constantemente. Cuesta 185 dólares y existen versiones con espacio para 13, 24 y 36 diapositivas.

Me bastaría una visita a la casa materna para hacerme de material suficiente para rellenar las tres presentaciones. Y mis paredes serían un exitazo.