Las patas de los sillones y las camas importan. No sólo porque dan soporte a los muebles: ellas también son parte del diseño y la decoración. Por eso la compañía sueca Prettypegs decidió lanzar un conjunto de zapatos para muebles, de diferentes formas y colores. Se trata de una línea de patas que pueden usarse con los muebles Ikea. La colección es estilizada y personalizable, y los diseños van de lo retro a lo tradicional. Las posibilidades son muchas.

En la página de Prettypegs se puede elegir el color y la forma de las patas a solicitar. El chiste es que los muebles tengan zapatos bonitos, que se vean más elegantes o que adquieran un toque fuera de lo común. Los precios oscilan entre los 11 y los 29 euros y todas las piezas son de madera.

Qué buena idea.