Amélie Charroin y Marie Colin-Madan tienen mucho en común. Ambas son francesas, estudiaron diseño textil y nacieron en 1984. Con ese número bautizaron Milleneufcentquatrevingtquatre, la marca que desde 2010 ofrece obras de arte moderno en forma de delicados pañuelos de seda.

Es imposible pasear por sus tres colecciones sin desear más de lo que podemos pagar, pues cada mascada se vende en alrededor de 235 euros. Hay quien puede pensar que es un precio excesivo a pagar por un pedazo cuadrado de tela, pero no olvidemos que se trata de piezas únicas, manufacturadas a mano, de tamaño masivo (130 x 130cm), con diseños de ensueño que a ver si consigues en tu Zara más cercano.

Los bellos estampados son obra de ambas chicas, quienes se jactan de tejer, imprimir y manufacturar todos sus productos en Rhône-Alpes, Francia. En el diseño de cada pieza se mezclan distintos procesos como el dibujo, la pintura y el fotomontaje.

Aunque el surrealismo, las figuras geométricas y la naturaleza forman parte de la mayoría de sus motivos, cada colección es diferente. Así, "Desertshore" (Primavera/Verano 2011) evoca espacios deshabitados usando escenarios montañosos y fondos estelares; "φοινιξ" (Otoño/Invierno 2011) presenta escaleras, aves y fuego en cuartos vacíos; y "Nabi Boubou" (Primavera/Verano 2012) nos regala paisajes naturales y artificiales con pincelazos de acuarela.

Puedes comprar Milleneufcentquatrevingtquatre en tiendas en línea como Totokaelo y Frances May, así como en otros locales físicos alrededor de Europa, Japón y Estados Unidos. La marca tiene blog; si no sabes francés ni te preocupes, que es casi exclusivamente de imágenes.