¿Se imaginan cargar con un bolso que parezca extraído de una serie de dibujos animados? A Jump From Paper le gustó la idea y lanzó una línea de mochilas y bolsos basada en ese concepto. Las piezas son innovadoras, divertidas, coloridas. Muy simpáticas. No serán lo más elegante del mundo pero son funcionales y completan el look informal de todos los días.

El tipo de accesorio que hace que la gente le ponga la mirada encima. De hecho, no parecen de verdad, pero sí lo son. Aunque estos bolsos se ven pequeños, tienen un interior amplio, apto para meter una tableta o una notebook, igual que los cosméticos, el cuaderno, la pluma, las llaves y el celular. Algunos modelos incluso tienen un cierre expansivo.

Los precios van de los 99 a los 129 dólares, dependiendo del diseño y del tamaño. Si me dan a escoger, me quedo con el bolso rosa.