La belleza no sólo está en la luz, sino en las formas y figuras que ésta pueda formar. Al menos esa es la idea principal de esta lámpara al estilo araña, que si bien no es grande en masa, su diseño permite que se extienda sobre el cielo raso, creando una magnífica ilusión óptica la cual aportará estilo a nuestra sala.

Troika es el equipo que ha llevado adelante esta idea, que como verán no sorprende por su simple, y podría decir, extraña forma, sino más por lo que proyecta y sale de ella. Principalmente consise en un platón de metal que contiene ocho LEDs que iluminan un gran lente redondo. De ahí es que el reflejo se extiende como grandes círculos superpuestos, dando la sensación de una flor.

La `lámpara sin dudas es una obra de ingeniería, arte, y estoy segura que impresionará en cualquier ambiente. Actualmente se expone en la sala de la Sociedad Real de Artes en Londres, con toda la majestuosidad que esta sala representa.