Al igual que un árbol, los muebles ideados por el italiano Alessandro Busana y su estudio Smooth Plane esconden debajo de su corteza gris marengo la esencia del mueble y del material usado: la madera. La serie Cutline de aspecto austero deja entrever cierta exuberancia interna gracias unos cortes estratégicos. Este gesto que pone parcialmente a desnudo lo de adentro otorga a su vez nuevas funcionalidades a las piezas que cuentan con un lado expuesto a la vista y otro totalmente cerrado.

Son cinco los muebles de madera fabricados a mano que componen la colección Cutline: cuenta con una mesa donde el biselado asimétrico crea un espacio de escritorio, mientras las parte trasera de la mesa esconde un amplio cajón que permite guardar lo que no queremos ver expuesto a las miradas. Siguiendo las mismas pautas, la mesita, el mueble bajo y el alto, así como la estantería enseñan parcialmente su contenido. Directamente en contacto con el suelo (ninguno de ellos tiene patas), me recuerdan unas grande rocas, como si fueran unas gigantescas geodas de ametistas que sólo dejan ver un poco de su belleza interior, la cual puedes descubrir más de cerca en la galería de imágenes a continuación: cinco piezas de diseño refinado.

Si tienes curiosidad sobre como se manufacturan estas piezas de mobiliario, te invito a echar un vistazo al vídeo a continuación realizado por el equipo de Smooth Plane donde podemos apreciar el grado de precisión de fabricación y ensamblaje de las piezas.