Frapuccino Promocional de Starbucks

El término 'Frapuccino' se ha convertido en los últimos años en un indispensable para todos los consumidores de bebida fría. Aunque en la actualidad ese término está muy extendido, la compañía Starbucks, su inventora, la patentó hace ya algunos años al descubrir que con el frapé (hielo) podían hacer unas bebidas diferentes a lo que normalmente estaban vendiendo.

¿Cuál es la historia del Frapuccino? En realidad la bebida como tal no fue inventada por la propia empresa, sino que fue una barista la que descubrió que mezclando varios elementos podrían llegar a hacer una buena bebida. Más tarde, y tras llegar la idea a los directivos, decidieron hacer una receta especial, que es la que se hace actualmente en todos sus comercios. De esta forma consiguieron avanzar más en su idea de negocio y dar un paso más para acercarse al consumidor, al igual que hicieron cuando comenzaron a convertirse en cafetería para vender su propio café en grano.

Pero no todos los frapuccinos están realizados con café. Aunque los menos entendidos piensen que con esa terminación todas estas bebidas tienen en su interior café, la verdad es que no es así, ya que existen bebidas dedicadas especialmente para todos aquellos que no tomen cafeína o para niños. Prácticamente la mitad de ellos están realizados con café, con su variante descafeinada, y la otra mitad con crema de leche.

Los sabores de los frapuccinos dependen de los siropes. Por norma, todos los frapuccinos se hacen de igual manera, solamente cambian los productos que llevan cada uno. Dependiendo de los gustos, cada persona prefiere un sabor u otro. Hoy quiero daros unos consejos para que podáis hacer la bebida lo más parecida posible en casa, ya que los condimentos no suelen venderse en las tiendas.

Frapuccino Starbucks

Preparación

Para hacerlo solamente es necesario tener una potente licuadora, que pueda moler sin problemas los hielos. Cuanto más pequeño sea el hielo a moler, mucho mejor, ya que dañará menos el motor de la máquina y así será más fácil molerlo al máximo, para que no queden trozos gordos de hielo. Además, la bebida ha de hacerse siempre fría, no puede echarse el café caliente ni la leche a temperatura ambiente, ya que no queremos que se deshaga el hielo y el sabor sea aguado.

  1. Echa en un vaso 150 cl. de leche y añade 30 cl. de café frío. También puede utilizarse café instantáneo (dos cucharadas). Puedes utilizar cualquier tipo de leche, aunque si es entera o de soja mucho mejor porque son más espesas.
  2. Añade tres cucharadas de azúcar o tres cucharadas de algún sirope, como caramelo, vainilla o chocolate. También pueden echarse dos cucharadas de polvo para helado de sabores. Los siropes se disolverán mucho mejor que el azúcar.
  3. Echa todo el líquido en la licuadora.
  4. Añade tres cucharadas de gelatina líquida sin sabor (para ayudar a espesar). También puede echarse nata líquida.
  5. Añade por último el hielo en la licuadora. La medida será el vaso lleno de hielo.
  6. Después de licuar, echar en el vaso y añadirle nata montada en la zona superior.
  7. Si quieres adornarlo, puede echar crema de caramelo o chocolate en polvo por encima.

Consejos: Starbucks puede vender los siropes como extras, así que todos sus siropes se pueden vender por separado por un precio estándar. No mezcles los siropes de frutas con el café, el resultado no es bueno.

Espero que disfrutéis este verano de una buena bebida fresquita a buen precio. ¿Os animáis a hacer un frapuccino en casa?

Imágenes: Starbucks