Leer mientras se toma un baño de tina resultaría placentero de no ser porque el libro o el lector electrónico corren el riesgo de mojarse. Pero ¿qué si pudiéramos darnos el baño sin estropear lo que leemos?, ¿qué si pudiéramos darnos el baño mientras vemos una buena película en el estudio? Existe una propuesta llamada A New Desire basada precisamente en esa idea.

El concepto se inspira en la armonía entre los opuestos (punto de partida del pensamiento asiático) y se debe a Lixil Corporation, una empresa de nivel global, con sede en Tokio, que se ha mantenido a la cabeza en cuanto a equipamiento del hogar y materiales de construcción. A New Desire se presentó en la más reciente Semana del Diseño en Milán y muestra una conjunción entre las áreas húmedas y secas de la casa. Se trata de disolver los límites entre la sala (e incluso la biblioteca) y el cuarto de baño. La idea es combinar el baño con otras actividades placenteras del estilo de vida contemporáneo: lectura, navegación web, escritura, etcétera.

La tina de espuma de Lixil emplea una tecnología que mezcla agua y aire y logra un fluido constante de espuma cremosa, suave al tacto y capaz de mantener una consistencia firme. Si la espuma se derrama a los lados de la tina, es recolectada mediante un sistema especial de drenaje que permite darse un baño en prácticamente cualquier lugar de la casa.

A New Desire se inspira en un presupuesto filosófico y espiritual de Oriente, pero definitivamente está al servicio de la comodidad y el placer (algo que siempre tendrá viegencia).