Ahora que los tenis enormes y extravagantes están de moda, Pierre Hardy lanza una edición limitada a 500 pares: Poworama. El diseño es un tributo al artista de los 60, Roy Lichtenstein. Es como llevar un cómic sesentero en los pies.

Son de piel teñida de blanco, negro, rojo y amarillo. Tienen unos agujeros medio raros. No sirven para la lluvia, por lo tanto, pero no importa, porque obtienen miradas de manera automática. Llevan velcro y agujetas, y su suela es de goma. Sobre la tira que los ajusta hay un letrerote que dice POW, por si a alguien le quedaba la duda. Están disponibles sólo en algunas tiendas, y en Colette por 430 euros. Si les gustaron mucho, corran a comprarlos, porque fueron lanzados el diciembre pasado y quién sabe cuántos pares queden.

Muy grandotes. Muy pop.