Miren qué bonito: un sacapuntas con forma de manzana, diseñado por el estudio japonés Rabbit Hole. Si alguno de ustedes está pensando que no tiene ninguna utilidad, les recuerdo que esos sacapuntas pequeñitos son muy incómodos, y que el tamaño de una manzana le viene bastante bien a la mano, de manera que la gracia de este diseño es la comodidad. Y está bastante mono.

Nada más por ocio, me quedo pensando en que las manzanas suelen ser peladas y cortadas con objetos filosos, y que ahora el asunto funciona al revés: en la manzana se encuentra la navaja que habrá de sacarle punta a nuestros lápices y colores. Como objeto, pertenece al grupo de las cosas que parecen otras cosas. Me gusta la idea. Ya había dicho que mi comentario era ocioso.