Este revistero no tiene nada que ver con esos botes sin chiste en que algunos colocan las revistas o, peor, esas cajas con barrotes que a veces me recuerdan tanto a los guacales. Su nombre es Magazin y tiene forma de casita. Sirve para tener las revistas en un mismo sitio y, cuando queremos interrumpir la lectura, ponemos la revista en turno en el techo de la casa para la página no se pierda.

Su diseño es elemental, a prueba de tiempo y combinable con diferentes estilos decorativos. Mide 26 x 32.5 x 32 cm, pesa 4 kg (no es muy ligero porque se fabrica con hojas de acero lacado), está disponible en blanco y rojo y cuesta 79 euros. Es una propuesta del estudio alemán DING3000 para la marca Konstantin Slawinski

No es el revistero más bonito del mundo, pero tiene función doble y es mucho mejor que cualquier guacal.