No siempre los diseños responden a una necesidad del consumidor o al capricho del diseñador, muchas veces surgen a partir del recuerdo de algo o a semejanza de otra cosa que siempre ha gustado. Y hoy les quiero mostrar este diseño llamado Monocaso, una moto eléctrica muy particular, y creada en homenaje al motociclista Santiago Herrero fallecido en 1970.

Motos habrán de las más impresionantes, con lo último de motores, pero pocas que intentan resucitar el espíritu retro y de una forma artística. En este caso el Monocasco es una moto inspirada en el modelo Ossa que fue el utilizado por este motociclista fallecido durante el Grand Prix de 1970. Una pieza sólida, básica y efectiva. En resumen, podríamos clasificarla en tres partes: una caja, ruedas y un particular asiento flotante que le da ese toque de modernidad.

ART-TIC es la empresa que ha llevado a cabo este vehículo sólido y con el sello de un motor ecológico. Puede que muchos la admiren aunque jamás piensen en obtener una, y otros que sepan de qué se trata este homenaje y ya estén pensando en una.