La lámpara de mesa Cobra me parece una de las más lindas que he visto. Tiene esa estética limpia, medio galáctica, con todo el sabor del siglo XX. Y, como los diseños de líneas simples son a prueba de tiempo, no importa que la decoración de nuestra casa no tenga empeños vintage: estoy segura de que la Cobra encontrará un lugar en la sala o la habitación.

Su forma escultural puede adaptarse a dos formas distintas. Si base y pantalla se alinean de manera separada, la lámpara simula una cobra (de donde toma su nombre). Y, con ambas partes en alineación paralela, la imagen es parecida a la de un pabellón iluminado.

Fue diseñada por Elio Martinelli para Martinelli Luce, en Italia, en 1968. Se puede conseguir en precio de oferta: 980 dólares. O bien, pagar los 1265 que cuesta regularmente.