Otra vez en un viaje al pasado pisando suelo del presente, me encontré con un hermoso reloj de madera. Se llama Klock-01 y su forma, perfectamente hace tributo a los relojes antiguos, de esos que además traían en su parte superior un martillo que vibraba en el modo despertador. Nunca viene mal decorar nuestros ambientes con algunos objetos de antaño, ¿No les parece?

A pesar de que su forma sea retro, tiene toques modernos, como el hecho de no poner números, algo que a mi me volvería un poco loca, pero que no deja de ser interesante visualmente. Y justamente de eso se trata este reloj, no intenta aportar ningún aspecto increíble de la relojería, sino más bien, representar un artículo lindo y atractivo, con su forma circular y dos patas.

Su creador es Singgih Kartono, quien eligió para construirlo, madera de pino y palo de rosa. Su fabricación fue hecha en un pueblo de Indonesia y se puede conseguir en la página de Areaware a un precio de USD 90