El diseñador japonés Kouichi Okamoto creó una lámpara plegable en el tradicional papel denguri. Este tipo de papel, usado en la lámpara Honeycomb, sigue el patrón de un panal de abejas permitiendo que se logre una apariencia interesante por la difusión de la luz a través de los cientos de celdillas que conforman la lámpara-panal.

La lámpara Honeycomb viene totalmente plegada y su grosor no sobrepasa los 2 centímetros. El diseño en papel plegado se abre como un libro y una vez desplegada la lámpara cobra nuevas dimensiones, con unos 45 cm de alto por 30 cm de ancho.

Una vez desplegada los extremos se unen con pequeños clips de fijación que trae incorporados y se logra así la silueta de una lámpara tradicional.

Aunque es de papel, la lámpara se mantiene estable. Su ligereza y simplicidad la hace perfecta para lograr estilos únicos. Con navegar por internet vemos ejemplos de cómo este modelo puede ser usado como lámpara colgante (colocada de cabeza), logrando un efecto muy interesante.

Eso sí, la lámpara Honeycomb no trae cables ni bombillas, sólo la silueta de papel que en su interior tiene una cavidad que permite colocar el sistema de iluminación, sin riesgo de que el papel se queme por el calor.

Aunque está diseñada para rodear cualquier bombilla con su zócalo, se recomienda emplear bombillas de 10 Watts o menos, bombillas ahorradoras de energía o luces led.

Honeycomb es producida por la firma de diseño japonesa Kyouei Design y el mismo modelo está disponible en rojo y blanco. Las he visto en dos tiendas, en GNR8 la consigues por USD$ 99 y en Charles and Marie su precio es de EUR€ 60.

Si deciden comprarla no olviden que adicional a la lámpara deberán comprar el sistema eléctrico que permitirá que cumpla su función de iluminar. Aún así, es una hermosa y particular adquisición para aquellos que disfrutan las piezas para el hogar elaboradas en papel.