Esta carcasa para iPhone, llamada Mug iPhone Case tiene un asa que facilita sostenerla y que la soporta de manera tanto vertical como horizontal. Si vemos su parte trasera, parece una taza para el té o el café, y eso la vuelve manuable y funcional. Es una idea del estudio coreano Connect Design y puede adquirirse en ese mismo sitio por 22 dólares, más los gastos del envío.

Está hecha de silicón, viene en diferentes colores, todos brillantes, y es práctica para colocar el iPhone sobre el tablero del auto o en el buró. Incluso podemos enrollar nuestros audífonos al rededor de su asa. Sin embargo, su forma particular hace que ocupe más espacio que otras carcasas, de manera que no podremos llevar el iPhone en el bolsillo. Aunque en un bolso de buen tamaño siempre habrá lugar suficiente.