Imágenes cotidianas, los pequeños y grandes momentos de la vida de las personas, todo transcurre a través del tiempo y por qué no, sobre el tiempo. El diseñador londinense Dominic Wilcox ha ampliado su colección de esculturas sobre relojes. Tres piezas que terminan de completar su obra de personajes diminutos parados sobre los números y las agujas del reloj.

El reloj de bolsillo, pasa a un segundo plano, luego de ver esas imágenes, como la del soldado levantando a su mujer en brazos por el aire y dándole un beso, casi como una imagen de protesta.

Otra escultura es la de los manifestantes sentados mientras un policía los rocía con gas pimienta. Imágenes que nos recuerdan a la manifestación de estudiantes de la universidad de California el año pasado. Al lado podemos ver también otro reloj donde la imagen de la prensa con cámaras de videos y fotos hacen su trabajo.

Estos tres diseños de relojes con esculturas encapsuladas terminan de completar la colección que ya exhibida en Londres, donde están la escultura del hombre con bastón y valija dando vueltas en una plaza mientras que los demás tratan de no ver para no donar su asiento, o la dl futbolista con un trofeo en alto con el símbolo de la Libra esterlina.

Bonitos diseños, pero seguro, su última función es la de dar la hora.