El reciclado se ha convertido en la musa de muchos diseñadores ecologistas. Yo particularmente como consumidora, celebro y me encanta contribuir a estas buenas iniciativas para ayudar al medio ambiente. La creadora de lo que se muestra en la imagen, es Laura Bergman, y ella ha tomado los restos de vidrios rotos de botellas para construir hermosos aros y collares.

El vidrio ya no es basura, empezando porque se puede volver a fundir para crear otros objetos útiles, sin embargo, no es la única manera y así lo demuestra esta diseñadora que tomó una por una las botellas de los bosques y cultivos de Pennsylvania para luego triturarlos y convertirlos en estos aros que les enseño.

Los vidrios de colores son los más valiosos, van a reemplazar las caras piedras por estas, que si vamos al caso, casi ni se nota la diferencia, y eso es gracias a la estructura de capullo que envuelve los pedacitos para que queden encapsulados y a la vez, sus múltiples superficies reflejan más el brillo y la luz.

El delicado trabajo en filigrana está construido en bronce y se puede conseguir en Etsy a un precio de USD 24, ¿Ayudarías al medioambiente con estos preciosos aros?