Del solo hecho que un escritorio esté hecho de madera, constituye una pieza muy natural. Pero ¿Por qué no ir más allá todavía? En este caso cuando digo natural me refiero a la naturaleza viva, y la diseñadora radicada en Suecia, Love Hultén, hizo una mezcla entre un mueble común de nuestra casa, con un pequeño jardín. Más verde a la hora de estudiar, imposible. Es sabido que muchas plantas en un ambiente cerrado consumen mucho oxígeno, pero ¿Por qué no darse el gusto con este escritorio que a la vez nos hace disfrutar de lo verde de la naturaleza?

El escritorio en cuestión lleva el nombre de Senescent Desk y está totalmente construido en madera. Su forma minimalista y sencilla permite que sea ubicado en cualquier ambiente de la casa. Pienso que este tipo de concepto es muy bueno en ambientes departamentales, donde el acceso a lo verde es más difícil, pero también puede ser usado en una galería o en un patio.

El mueble cuenta con tres cajones en su frente, y la parte más importante la compone el pequeño jardín. Según indica la diseñadora, este terrario es autosuficiente y funciona a base de un tanque de agua, dos ventiladores y un material de sustrato para el crecimiento hecho a partir de plástico reciclado.

Por más que parezca complicado visualizar todo lo que la diseñadora describe, el escritorio se ve muy simple y la finalidad también lo es. Un escritorio de madera que interactúa con la naturaleza y deja que la vegetación se adueñe del mueble, realmente me gusta.