Hay que reconocer que cuando ves este tipo de artículo no sabes si te gusta o te da rechazo, y es que la combinación que nos encontramos en esta lámpara para adornar la casa nos ha llamado mucho la atención. Quizá lo más gracioso de esta lámpara es que su origen no es otro que japonés. Podíamos haber dicho en un principio que su origen podría haber sido ruso, o mexicano, pero ninguna de estas nacionalidades se apropia de este adorno tan práctico y original.

En realidad, si nos fijamos bien, el cuerpo de la lámpara parece más bien una muñeca Matryushka que una lámpara, y es en que lo primero que piensas cuando la ves en en ir encontrando a la muñeca pequeña que se podría haber encontrado en su interior, como lo hacemos en las muñecas de verdad. Raro nos pareció también su aspecto, y es que el muñeco que representa nos recuerda a las réplicas de la Santa Muerte mexicana, muy típica en esa cultura.

La lámpara puede encontrarse en varios tamaños y también podemos encontrar pisapapeles con la misma forma.