¿Ustedes saben quien es Judson Beamont? Bueno, hasta hace tiempo yo no sabía pero de alguna manera estaba destinada a conocerlo tarde o temprano ya que siempre me había preguntado acerca de su trabajo sin tener una idea de quien estaba detrás.

Judson Beamont es un diseñador de muebles, pero no de cualquier tipo; más bien diseña de una manera un poco torcida en toda la extensión de la palabra. Él es dueño de Straight Line Designs que es una compañía que se dedica a diseñar, fabricar y comercializar muebles salidos de la imaginación de algún personaje de caricatura.

Con sede en Vancouver, la compañía funciona casi con magia e inspirándose en la imaginación y el mundo de los pequeños. Muchos de sus diseños son influenciados por los hijos de los mismos compañeros de trabajo y esa especie de aceptación a lo bizarro, cosa que los hace explorar más y más en las formas, materiales, colores y de más. Todo en esta fábrica se derrite, explota, mezcla y rompe esquemas.

Beamont tiene una especie de filosofía para llevar su compañía al éxito.

Rétate a ti mismo.

Beamont ha mantenido su negocio por más de 15 años y a su cargo están 8 empleados de tiempo completo. El es el diseñador o el encargado de diseñar en mayor medida los muebles que le van pidiendo pero siempre busca apasionarse con lo diferente. El reto es diseñar siempre piezas distintas, que inspiren y que sean altamente funcionales.

Busca e investiga que hay allá afuera y hazlo distinto para encontrar tu propio estilo.

Con unos buenos cimientos educativos, puso a la practica los consejos que recibió a lo largo de su carrera de desarrollar siempre sus ideas y no solo hacer lo que le pedían. Siempre ha confiado en crear, idear, cambiar y torcer todo lo que llega a su cabeza.

No tengas miedo de experimentar y probar nuevas cosas.

Inspirado en las caricaturas, Beamont comenzó a jugar con las formas y el color, fue entonces que se dio cuenta que tenia una audiencia para sus diseños fuera de serie lo que lo llevó a preguntarse, ¿por qué todo tenía que ser tan derecho? ¡A divertirse y experimentar se ha dicho!

Mantén la apertura en tu pensamiento y la posibilidad de ser influenciado.

Al principio el diseñador hacia mesas tradicionales y muebles típicos. Un amigo le pidió que le diseñara algo fuera de serie para el cuarto de su bebé y comenzó a idear; una vez que se encontraba jugando con sus formas y colores ya no hubo marcha atrás. La reacción que tuvo el resultado de su trabajo lo inspiró aún más.

Encuentra tu mercado.

El mayor mercado de la compañía son comercios, hospitales infantiles, expos, entre algunos otros, pero también trabajan para residencias privadas. Beamont explica que encuentra a muchos adultos que no quieren crecer y que piden cosas demasiado divertidas.

Quiere y valora lo que produces.

Aunque en Straight Line Designs producen muchas veces en masa, la calidad, como en toda empresa es importante. Eso si, siempre tratan de hacer piezas únicas para no perder el valor de lo mágico, de lo que puede representar ese objeto sin igual.

Comunicación es la clave.

Beamont recomienda la comunicación con el cliente de una manera exclusiva desde el bocetaje hasta el último momento donde se está haciendo la instalación. Eso hará que el cliente valore mucho más lo que se está haciendo por él.

Tu eres a quién contratas.

Trabajar en equipo es algo que le apasiona y de alguna manera disfruta que le digan “No puedes hacer eso”, por que juntos como unidad han logrado cosas impresionantes.

Pues después de todo esto, me ha impactado mucho más su trabajo y no solo conocerlo por clientes como Disney y el BC Children’s Hospital, si no por que realmente hace lo que sale de su imaginación. Una persona y diseñador que está casado con una pasión. ¿Ustedes creen que eso es trabajo?