Estaba haciendo mi ronda normal entre blogs y páginas de interés cuando me encontré con un artículo que me llamó bastante la atención. Obviamente comencé a buscar acerca del objeto y creador y todo lo que le envolvía y me doy cuenta que la persona que lo había diseñado, tenía una gran gama de objetos muy bonitos e interesantes que valía la pena mostrarles, es decir, adentrarnos más a la persona y no solo a los objetos.

Romain Lagrange es un diseñador nacido en Francia. Estudió ciencias con la esperanza de descubrir el mundo aplicado a las artes. Lagrange se especializó en la interacción entre el diseño y los nuevos medios de comunicación. ¡me encanta la relación!

Después de un tiempo, comenzó una maestría en Dirección de Diseño Multimedia lo que lo llevó a acercarse un poco más a su objetivo y desarrollar experiencia en un estudio de comunicación interactiva; sus primeros pasos para entender y analizar la interacción física con la imagen.

Actualmente sigue laborando en esta área y produciendo objetos para medir esas interacciones que la verdad, uno ni se de cuenta.

Uno de los objetos que ha creado es un juego de croquet para adultos que se puede jugar en interiores al que ha nombrado como Gates. Los materiales que ha utilizado simplemente son piel, corcho y madera de arce.

Nuestro joven científico se inspiró en el Rey de Francia, Luis XIV, al que le gustaba jugar, pero no podía hacerlo más que en verano y tenía que limitarse en las temporadas invernales. He ahí una de sus primeras interacciones físicas. Sencillo, ¿no creen? Lo interesante sería leer todas las teorías y conclusiones a las que llega Legrange.

El kit cuenta con dos mazos, seis túneles y dos estacas. Dentro de la parte gruesa de las estacas, se pueden guardar dos pelotitas y todo esto se ensambla y desensambla por medio de correas de cuero. ¡Divino!

Otro de los proyectos que tiene se llama Abracadabra, que en realidad es una estrella plateada al que se le puede grabar un nombre y entregar como regalo a las pequeñas de la casa. La idea es que esta estrella es compatible con los colores que normalmente utiliza para ilustrar sus libros y que con la estrella como accesorio, puede funcionar como varita mágica.

Entre sus proyectos, trabajar para niños ha sido parte de su trabajo sobresaliente, tal vez por esa interacción física que busca. Por eso también podemos encontrar una cuchara a la que simplemente ha llamado como Blow, y que en su mango contiene un pequeño orificio. Aunque supongo que esta cuchara ha de ser bastante divertida a la hora de lavar la loza y así como adultos, ponernos a soplar pompas de jabón por toda la cocina. Les digo, ¡me encanta!

Su trabajo es bastante extenso y pueden visitar un poco más de él en su sitio donde también pueden pedir información de los productos desarrollados.