Probablemente los amantes de la música se queden de a cuatro cuando les muestre esto que me acabo de encontrar. Muchos puristas de la música definitivamente lo harían y es que no se si les ha tocado ver que desde hace algún tiempo para acá, los coleccionistas o más bien dicho, los melómanos de hueso colorado han vuelto un poco a los orígenes musicales haciendose de viniles que escuchan en tornamesas que de igual manera ya se operan de manera digital pero siguen dando esa fachada vintage o de antaño.

Confieso que desde hace tiempo traigo la misma inquietud por hacerme de un equipo así para poder escuchar musica en esos viniles que le dan un toque distinto a la música. Imagínen escuchar a Yes o a Styx o a Passport en una tornamesa con un buen Home Theater. Ok, ya, me concentraré.

Si también cuentan con los mismos sueños que yo y los llevan a la práctica, les voy a dar un tip bastante bueno que me encontré para exponer las portadas de nuestros viniles como si fueran cuadros de los que podemos colgar en la pared. ¿Cuál es el plus? Que al mismo tiempo que formamos una galería o una pared de discos favoritos, estamos protegiendo los viniles y sus contenedores.

La idea es muy sencilla pero bastante eficaz. Solo tienen que abrir el compartimiento o el área donde se pondrá la portada que ustedes ya han adquirido, ponerla dentro y después cerrarla. Otra cosa interesante es que pueden ir intercambiando las portadas que deseen. Se me ocurre que tal vez pudieran poner todos aquellas portadas que sean de color morado y dos días después, todas aquellas que tengan el busto de alguien en portada o ¿qué tal poner todas con la temática de frutas? Estaría interesante, ¿no creen?

Cada uno de estos marcos cuestan £39.00 y también existe una presentación en la que pueden adquirir tres por £99.00. Incluso si quieren el vinil incluido, también pueden ordenarlo.