Trabajar desde casa a veces puede llegar a ser contraproducente. Hay que irse haciendo de una disciplina a base de voluntad que después de muchas caídas podemos lograr. El chiste es concentrarse. ¡Vaya! Es que no es solo el televisor, ya de por sí el mismo Internet nos ofrece horas y horas de procrastinación, ahora si le agregamos un cómodo sillón, un refrigerador, un andar por nuestros hogares sin zapatos, ¡la perdición, les digo! Así que enhorabuena a los que ya dominan la tarea de trabajar desde casa.

Uno de los tips que siempre nos dicen para poder trabajar en casa es que asignemos un buen espacio de trabajo y lo equipemos con cosas y herramientas a la mano que nos permitirán enfocarnos de mejor manera. Si yo pudiera en este momento llevar a cabo un proyecto de oficina en casa, definitivamente la mesa que quisiera para él, es la llamada Slope.

Slope es mucho más que una mesa bonita, también es un escritorio bastante bien pensado. Está diseñado no solo contemplando el tema de la armonía, si no que intenta contrarrestar las distracciones que se pueden generar a la hora del trabajo gracias a su diseño. ¿Cómo se puede lograr esto? Bueno, hay varias cosas. Primero que nada, la parte superior es inclinada, lo que además de hacerla ergonómicamente correcta, ayuda a la concentración para terminar el trabajo lo más rápido posible. Los compartimientos de almacenamiento que se le han integrado son una solución simple pero ingeniosa para mantener el orden en la mesa además de que proporcionarán una barrera física entre el trabajo y el hogar. Estos son perfectos en tamaño como para guardar una portátil o una tablet o algunos otros objetos esenciales para nuestras tareas.

Por lo mismo de la inclinación, verán que la acumulación de objetos en el escritorio será más difícil por lo tanto siempre se le obligará al usuario, por así decirlo, a devolver los objetos utilizados a donde pertenecen una vez terminado el periodo de trabajo. También la misma inclinación, ha hecho que se le integren unas cuñas extras para estabilizar la superficie, por ejemplo, si tenemos una pluma y la ponemos sobre el escritorio, probablemente comience a desplazarse rodando. Al usar estas cuñas, podemos poner la pluma y no sucederá esto. La otra cuña que se integra, es cuadrada, ideal para un florero o alguno otro objeto decorativo.

El prototipo está construido a partir de una mezcla de chapa de abedul y madera contrachapada. Las patas son de arce sólido. Sus dimensiones son de 1000 mm. de base x 800 de altura x 500 de profundidad y está disponible solo por pedido. Es muy bonita, ¿no creen?