El grupo portugués OODA ha recibido un premio por esta impresionante propuesta de diseño para el Museo de Arte de Taipei (Taiwan). Con este proyecto buscaban crear un edificio emblemático en la ciudad china, y en mi opinión lo han conseguido totalmente. La construcción sorprende por sus formas de cubo retorcidos y no recuerda a ningún edificio construído hasta el momento, por lo menos que ahora se me venga a la mente.

Al edificio se accede, únicamente, por una abertura central en la que se encuentra un ascensor y unas escaleras. Las diferentes galerías de este museo se encuentran a distintas alturas, a lo largo de este cubo, y se accede a ellas a través de una rampa de caracol, que acompaña en todo el recorrido. Todo la construcción está pensada para poder aprovechar el máximo de energía y recursos naturales. Para ello, se incluyen paneles solares, un sistema de recolección del agua y ventanas que ventilan el edificio para que se mantenga a una temperatura óptima, todo tiene un por qué en este diseño.

El espacio se distribuiría en una galería, una sala permanente y otras salas de exposiciones no permanentes. Además, se plantarían entre 750 y 1250 árboles en el espacio colindante a todo el edificio, por lo que toda la zona que está a su alrededor quedaría convertida en zona verde, por la que poder pasear o descansar tranquilamente.

Personalmente, me ha sorprendido muy gratamente la idea y me gusta mucho el atrevimiento usado a la hora de diseñar este edificio, aunque solo sea un proyecto. ¿Qué os parece, os gusta?