Todavía son vacaciones para algunos de nosotros y la vida fluye tierna y suavemente alrededor. Ya muchas veces les había comentado acerca de lo mucho que amo dormir y de lo pesado que tengo el sueño. No importa donde este ni bajo que incómoda circunstancia me encuentre, yo siempre encuentro un recoveco donde acomodarme y gozar de mi vicio predilecto. Pero eso si, pocas veces logro descansar completamente, por mucho que duerma siempre estoy cansada y así ha sido toda mi vida. Los motivos, los desconozco pero lo que si se es que las pocas veces que he dormido en una hamaca, amanezco renovada. No se si sea por el hecho de dormir al aire libre o por el simple hecho de sentirme suspendida en el aire, lo que es cierto es que nunca duermo como cuando lo hago en una hamaca.

Kammok, es una liviana hamaca para acampar, diseñada para soportar el peso de una persona con todo su cansancio. Kammok está hecha de una tela ultra resistente de nylon llamada LunarWave. Esta tela, a pesar de estar diseñada para uso rudo, es casi tan suave como la espalda de un bebe. Puede ser instalada en cualquier lugar gracias a su revolucionario sistema de suspensión, las Python Straps. Lo único que necesitas son dos puntos relativamente cercanos para ponerte a gozar de la vista mientras flotas en el aire. Además puede guardarse sin ningún problema ya que trae consigo un saco de compresión resistente al agua.

Con esta hamaca ya no tendrás ningún pretexto para no salir a acampar al más puro estilo salvaje.